El reino de Hernán

Hernán Garrido-Lecca, joven como muchos, ingeniosos como pocos, demuestra con “El reino en una botella gorda” que la economía y las finanzas no están reñidas con la inspiración literaria. En este sugestivo texto de prosas poéticas, Hernán nos muestra un mundo de locas fantasías, en unos casos, y en otros estremecedoras reflexiones existenciales. Allí están, por ejemplo, El unicornio más veloz: “El unicornio más veloz es apátrida y no tiene rumbo. Es. A veces, también está. Está allí cuando el silencio se calla y sus cascos retumban halos de colores que rápidamente se esfuman disfrazados de perfumes”.
El sarcasmo es también empleado con salero y elegancia, “Cubo vacío: Había una artista que siempre estaba llena de gente. Averiguó que aquella cola era para hablar con el gobierno. Es que el gobierno era muy importante y sus empleados gente muy ocupadas pero también importante. Las oficinas del gobierno son muy importantes”. El interesante libro reúne textos de Hernán entre 77-80, y las ilustraciones de su tocayo Hernán Pazos constituyen un complemento perfecto… para un reino perfecto.